Ir al contenido principal

Reto 2. Agentes de transparencia: tomar caminos diversos para encontrarse en lugares comunes

El reto planteado para el segundo módulo de #INAPGobiernoAbierto, Agentes de Transparencia, consistía en visitar un portal de transparencia con “gafas ciudadanas”, es decir, analizando el contenido y sus diversas cualidades (facilidad de acceso, estructura, utilidad de la información, claridad…) con la mirada de un ciudadano o una ciudadana cualquiera, y no tanto con la mirada “funcionarial”.

Sin ser obligatorio, se proponía como elección el más cercano por motivos de residencia o laborales a cada participante. Después de una breve evaluación, había que diseñar un “mini” plan de mejora de al menos tres puntos.

A partir de estas sencillas premisas, la comunidad de participantes de #INAPGobiernoAbierto ha devuelto un análisis que tiene mucho valor por la fuerza del conjunto y lo relevante de que múltiples miradas han confluido en una serie de puntos comunes, que pasaremos a exponer a continuación.

Antes de eso, también es preciso resaltar las relaciones que podemos establecer entre los hallazgos de las personas participantes en este Reto con los contenidos del curso de personas expertas en los diferentes formatos que se han ofrecido al alumnado.



La primera cuestión en la que han convergido las miradas era la primera cuestión que se planteaba en la evaluación: ¿conoces el portal de transparencia? Son muchos agentes los que han respondido en su evaluación que no, o que sabían de su existencia, pero nunca lo habían visitado. Por otra parte, otras personas comentaban en sus evaluaciones que sí lo conocían, pero por haberse tratado en temas de formación o para preparar las oposiciones. Esta situación concuerda con lo expresado por Javier Amorós, subdirector general del Consejo de Transparencia y Buen Gobierno, durante su participación en la mesa sobre rendición de cuentas, celebrada el pasado 2 de diciembre: son muchas las personas empleadas públicas que no conocen los portales de transparencia. Y sobre ello, lanzaba otra reflexión sobre la que volveremos más tarde: la fallida difusión de la transparencia en general y de los portales en particular.

Hay también aspectos positivos que no debemos ignorar. Por ejemplo, la facilidad para localizar los portales. La inmensa mayoría de las evaluaciones reconocen que ha sido sencillo encontrar el portal, ya sea a través de la página principal de la institución o gracias a los buscadores web, como Google, y que tienen un buen posicionamiento SEO (esto es, ocupar el primer lugar o uno de los primeros en los resultados de la búsqueda). En otros casos, minoritarios, se hace referencia a enlaces poco visibles o ausentes en las páginas principales.

Respecto a la suficiencia y la calidad de la información hay cierta amplitud de rango en las respuestas. Encontramos desde quienes consideran que sí, que se ofrece una amplia gama de contenidos que pueden ser muy útiles para la ciudadanía, hasta quienes la encuentran insuficiente, pasando por quienes opinan que la información es amplia, pero poco accesible precisamente por la excesiva cantidad, sin discriminar lo importante o reciente. En este sentido, se alude a la necesidad de repensar el diseño para ofrecer la información de manera más entendible.

Aquí encontramos otro de los lugares comunes de nuestras personas evaluadoras: la necesidad de mejorar la estructura de los portales. Sin ser unánime esta visión, puesto que hay casos en los que se han visitado portales que tienen una estructura clara y donde se identifican bien las áreas, es una percepción recurrente. Ahora bien, incluso en estos casos más avanzados, puede que con la “mirada ciudadana” no alcance para distinguir el verdadero significado de cada apartado de esas estructuras, que pueden ser familiares para una persona de la Administración, pero no tanto para alguien externo. En este sentido, se propone también diseñar estructuras que sitúen en el centro a las personas (citizen-centric), o basadas en “eventos vitales” como ya se ha hecho en otras experiencias (Amorós apuntaba al Punto de Acceso General o al 060), así como repensar el lenguaje administrativo.

Y es aquí donde encontramos una de las aportaciones más repetidas en las evaluaciones: la necesidad de un lenguaje claro. Este aspecto lo han mencionado varias de las personas expertas que nos acompañan, destacando entre ellas por su profundidad y mayor conocimiento de la materia Sonia Oquendo, directora de Comunicación Clara en Prodigioso Volcán, en la mesa de rendición de cuentas. Oquendo vinculaba en sus intervenciones la claridad del lenguaje directamente a la existencia de transparencia (sin la primera no existe la segunda), y lanzaba una propuesta muy interesante: de la misma manera que encontramos una normativa básica en cuanto a accesibilidad web, ¿por qué no regular unos mínimos en materia de lenguaje y comunicación clara, comunes para todos los portales? Una cuestión con la que estarían de acuerdo muchos de nuestros agentes, a tenor de la cantidad de propuestas dirigidas a una mayor claridad en el lenguaje y contenidos de los portales.

Hablando de accesibilidad web, es una cuestión que también se ha referido repetidamente, si bien no con tanta frecuencia como el lenguaje. El grupo de agentes de transparencia ha tenido muy presente esa mirada de y para toda la ciudadanía, haciendo propuestas sobre elementos para las personas con discapacidad visual, auditiva o cognitiva, así como a personas mayores para las que es muy difícil leer los contenidos de las páginas web (otra cuestión que también comentó Helen Darbishire, directora de Access Info Europe, en su intervención en la citada mesa), o simplemente hacerlos más accesibles o buscar alternativas para superar la brecha digital.

Por tanto, nos encontramos ante la necesidad no solo de repensar esa estructura, sino de ofrecer ayuda para interpretar los portales. Esta ayuda puede venir de la mano de guías, asistentes virtuales tipo chatbots, ayuda online, vídeos explicativos, apps, gráficos o esquemas. Incluso más allá de elementos o herramientas insertadas en el propio portal, se ha mencionado también la posibilidad de ofrecer formación tanto a la ciudadanía como al personal público sobre los contenidos y las posibilidades del portal. Y relacionado con la estructura, también hay que cuidar el diseño, para hacer los portales atractivos y amables.

También hay un considerable grupo que no terminan de situarse porque la utilidad de la información depende de las necesidades de quien la busca, lo que produce una infinidad de expectativas.

En este punto encontramos también un paralelismo directo con las aportaciones de las personas expertas que nos han acompañado en este módulo. Joaquín Meseguer se refería en su pregunta clave a la importancia de ofrecer contenidos de interés para la ciudadanía, lo que repercute en un aumento de las visitas a los portales de transparencia, como ha sido el caso en la Comunidad Autónoma de Castilla y León, aspecto que refrendó por otra parte en la mesa de rendición de cuentas Anabel Beltrán en referencia al portal de Aragón.

Un asunto, el de satisfacer las expectativas de la ciudadanía, que también abordó Helen Darbishire en la citada mesa redonda en relación a la periodicidad de los ejercicios de rendición de cuentas. Por ejemplo, en el caso de Cumpliendo (sobre el que nos habló Arancha García en su pregunta clave), el documento elaborado por el Gobierno de España con carácter semestral, nos encontramos con un periodo muy extenso en el contexto actual, en el que demandamos y accedemos instantáneamente a la información. Esto guarda relación con otra de las cuestiones que han recogido diversas evaluaciones de nuestros “agentes de transparencia”: la actualización de los contenidos en los portales. Se han identificado varios casos de contenidos no actualizados, desde currículos a agendas, y también se ha propuesto que se determine la vigencia de los planes publicados y, en términos generales, la fecha de la última actualización de los contenidos, una cuestión fundamental de cara a la calidad de la información. Para ello, también se ha propuesto la creación de órganos internos que se ocupen de la publicación y actualización de contenidos.

Relacionado con la rendición de cuentas en cuanto a la toma de decisiones basadas en evidencias (como señalaba la propia Darbishire en relación al porqué se toman determinadas decisiones y no otras), y también íntimamente relacionado con la actualización, nos encontramos con el tema de los datos. Son muchas las entradas de blogs que aluden de distintas formas a la reutilización de la información, detallando incluso formatos en los que debería publicarse la información, y esto enlaza directamente con la pregunta clave a Alberto Ortiz de Zárate, en la que nos habló del gobierno del dato y de las posibilidades que ofrece una correcta gestión de los mismos, así como de su calidad, otra cuestión a la que hizo referencia Oquendo.



Captura de pantalla de VisualGob, herramienta de rendición de cuentas del Gobierno de Aragón.

Un aspecto crucial que se relaciona también con los datos es la visualización de la información, una demanda también recurrente de nuestros agentes, y que si se entronca con un relato claro sobre los objetivos del plan de gobierno nos da como resultado productos como VisualGob, la herramienta de rendición de cuentas de Aragón que nos explicó con detalle Anabel Beltrán en su videocápsula. Una herramienta que añade capas a estas informaciones, como las tres agendas que ejercen de pilares del mandato, los departamentos del Gobierno o los ODS para ofrecer una mirada integral sobre el cumplimiento de los compromisos de mandato del Gobierno autonómico de una manera entendible para la ciudadanía: qué se hace, cuánto se ha avanzado, qué departamento es o son responsables de cada medida, y cómo se vinculan con un propósito mayor, una objetivo común como los ODS; en definitiva, una forma de explicar el gobierno, como demandaban las personas expertas invitadas a la mesa de rendición de cuentas.

Por último, aunque quedan otras propuestas con menor presencia, pero no por ello menos valor, nos referiremos a la que tal vez ha sido la cuestión más tratada en esta evaluación de agentes de la transparencia: la necesidad de comunicar, de difundir, de dar a conocer la existencia de los portales. Lo señaló Javier Amorós como un claro fallo de estos años: no hemos sabido transmitir la importancia de los portales de transparencia. También indicaba que esto se podía deber a diversas cuestiones, entre ellas la falta de medios, pero que era un asunto a apuntar en el “debe” de la Administración.

Pues bien, esa visión también la comparten los miembros de #INAPGobiernoAbierto, ya han propuesto todo tipo de acciones y canales comunicativos, desde una mayor difusión o la creación de perfiles en las redes sociales (lo más mencionado) a campañas en radio y televisión, pasando por eventos informativos u otras medidas divulgativas como la enseñanza en las aulas de primaria y secundaria. En cuanto a redes, se ha mencionado repetidamente la posibilidad de abrirse a nuevos canales como TikTok o Twitch, más allá de otras redes más usadas como Twitter o YouTube, para alcanzar a un público más joven. También se ha hecho referencia a utilizar recursos como blogs o páginas institucionales para difundir los contenidos del portal y para explicarlos, así como la posibilidad de editar revistas en papel o el uso de paneles informativos en el territorio, o contar con los medios locales. Y sin perder de vista una idea central que es transversal a todos los canales: hablar a la ciudadanía en su lenguaje.

Como decíamos al inicio, son decenas y decenas de distintos caminos los emprendidos por nuestros agentes, pero al final se han encontrado en una serie de lugares comunes que construyen un valioso diagnóstico sobre lo que ve y lo que espera la ciudadanía de sus portales, que podemos resumir en cinco ideas clave:

- Claridad: entender la información para poder usarla. Ofrecer recursos suficientes para comprender la Administración y la acción de gobierno.

- Accesibilidad: facilidad para llegar, para moverse dentro del portal y para poder interactuar.

- Utilidad: información que interese y que pueda reutilizar.

- Asistencia: herramientas o formación para poder interpretar y aprovechar mejor los recursos disponibles.

- Comunicación: dar a conocer la existencia del portal, para qué sirve, qué se puede encontrar en él.

Para finalizar, citaremos una frase que ha aparecido en la lectura de los diarios de aprendizaje, concretamente el del compañero Miguel Barrera Lyx, y de la que deberían tomar nota todas las administraciones: “Hay que ponérselo muy fácil a la ciudadanía para que la transparencia, el derecho a saber, no se convierta en un esfuerzo titánico y farragoso”.

Y es que la responsabilidad de una mejor sociedad es compartida, pero la de hacerse entender es de quien emite la información.

Algunas evaluaciones destacadas:

Portal   de   transparencia   del   Ayuntamiento  de   Ávila.

Portal de transparencia del Ajuntament de Xirivella

Portal detransparencia del Ayuntamiento de Madrid

Portal detransparencia del Ayuntamiento de Salamanca

Portal de Transparencia de la AGE

 

Entradas populares de este blog

El lunes 7 de noviembre comienza ‘La Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible en las Administraciones Públicas’

Ya está todo preparado, el lunes comienza oficialmente ‘La Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible en las Administraciones Públicas’ una nueva experiencia de aprendizaje en línea dinamizada del Instituto Nacional de Administración Pública (INAP).  Tras el éxito de ‘Fundamentos sobre la igualdad entre mujeres y hombres’ #AprendeIgualdad (que recientemente finalizaba su tercera edición ); y de ‘Fundamentos del Gobierno Abierto’ #INAPGobiernoAbierto y de ‘Fundamentos sobre la igualdad de trato y la no discriminación’ #AprendeDiversidad (ambas con dos ediciones), el INAP vuelve a apostar por este formato que permite aprovechar todo el potencial de la participación y la conexión masiva. Y es que serán 1500 las empleadas y empleados públicos de diversas Administraciones las que, a partir del lunes, participarán activamente en esta primera edición de #INAP_ODS . Las más de 2000 solicitudes recibidas muestran que la temática propuesta despierta interés pero también que es

Avanzamos en la semana 1 de #AprendeDiversidad

El lunes comenzaba «Fundamentos sobre la igualdad de trato y la no discriminación» y la comunidad que integra esta experiencia de aprendizaje ha comenzado el trabajo con mucha ilusión y a buen ritmo.  Tal vez os interese saber quién está participando en esta actividad formativa masiva y en línea, es decir, quién integra esa comunidad de aprendizaje. Aquí tenéis algunos datos: De las más de 2600 solicitudes, han sido seleccionadas 1500 personas (el máximo establecido en la convocatoria). De ellas, 967 son mujeres (65 %) y 533 hombres (35 %). En cuanto a la procedencia, 1141 personas pertenecen a la Administración General del Estado (76 %), 138 a administraciones autonómicas (9,2 %) y 171 a entidades locales (11,4 %); el resto de participantes proceden de la Administración de justicia, universidades y otras instituciones. La experiencia tiene una duración aproximada de cuatro semanas (del 14 de febrero hasta el 14 de marzo), y los contenidos y retos están organizados en cuatro módulos

Ejemplos de buenas prácticas en el reto del módulo 2 de #AprendeDiversidad

Seguimos avanzando en ‘Fundamentos sobre la igualdad de trato y la no discriminación’, la experiencia de aprendizaje dinamizado del Instituto Nacional de Administración Pública. En los contenidos de esta segunda semana, las y los participantes en la experiencia de aprendizaje se acercan a los principales tipos de discriminación según los diferentes motivos protegidos (discapacidad, origen étnico o racial, sexo, orientación sexual e identidad de género, edad, …), y se enfrentan al reto de buscar una política desarrollada desde el sector público, presentarla, identificar las dimensiones o ámbitos de discriminación que aborda, comentar su impacto y resultados, e identificar las debilidades y fortalezas que presenta. Si bien en esta ocasión, el margen de entrega del reto es más amplio, ya hay personas que se han puesto manos a la obra y han entregado la tarea. Destacaremos, a continuación, algunos ejemplos que, tal vez, puedan resultar inspiradores, ya sea por su contenido o por la forma