Ir al contenido principal

DirectoINAP: Cómo pasar de MacGyver a un escenario de oportunidad

El Instituto Nacional de Administración Pública (INAP) cuenta con una trayectoria de más de sesenta años. Durante este tiempo, además de adaptarse a los profundos cambios que han experimentado la sociedad y el Estado en España, ha contribuido activamente a la transformación de nuestra Administración pública. 

Esa vocación se plasmó en la puesta en marcha de un ecosistema social y del conocimiento y en el impulso de la formación en línea durante la vigencia del Plan Estratégico General 2012-2015. Sobre esos cimientos, el Plan Estratégico General 2017-2020 plantea la necesidad de transitar desde un modelo centrado en la oferta de formación hacia una mayor relevancia de la gestión del conocimiento y la facilitación del aprendizaje permanente, tanto a nivel individual como organizativo. Ello implica, a su vez, concebir y redefinir los “cursos” como experiencias de aprendizaje y ubicar estas en el marco de trayectorias más amplias, entendidas como el conjunto de contextos de actividad, cambiantes en el tiempo, en los que los empleados públicos participan, aprenden y contribuyen a que otros aprendan a lo largo de su vida profesional y personal. 

A partir de este planteamiento, diseñamos el plan de formación para el año 2020, que incide en el carácter social y conectado del aprendizaje y que apuesta por la innovación docente y por la generación de vínculos y comunidades entre los participantes en diversos eventos sociales. 

Desde un primer momento, entendimos que el impulso de este cambio debía realizarse junto a otros, no solo porque la reflexión y la transformación de la formación en las Administraciones públicas contaran ya con un rico acervo, sino también porque éramos conscientes de la necesidad de seguir explorando de manera colectiva para poder generar consecuencias sistémicas. Así, entre otras medidas, y gracias al estímulo de sus dinamizadores, la Comunidad de Formación de la Red Social Profesional del INAP, promovió a lo largo de 2019 un debate sobre la necesaria transformación del rol de las Escuelas e Institutos de Administración Pública, que, a su vez, daba continuidad a la jornada celebrada en febrero de 2019 en Sevilla sobre los retos y alternativas de la formación en las Administraciones públicas, cuyos resultados y propuestas se plasmarán próximamente en una de las publicaciones oficiales del Instituto. 

Además, éramos conscientes de que en el entorno educativo existían conocimientos y debates de raíces aún más profundas y una experiencia mucho más dilatada. No en vano, hace décadas que se vienen planteando importantes retos a la educación formal en todos sus niveles que han obligado a una revisión en profundidad de sus componentes, desde sus finalidades y funciones hasta el currículum, la organización y el funcionamiento de los centros educativos y la capacitación del profesorado. También en el ámbito específico de la formación profesional y de la formación para el empleo, más próximos a nuestra misión, se vienen producido iniciativas de las que podemos aprender. 

Sin embargo, por diversas razones que requerirían un análisis más profundo, no siempre las unidades y centros de formación del subsistema de las Administraciones públicas hemos sido capaces de tender puentes, nutrirnos de esos otros saberes y realizar nuestras propias aportaciones. 

En esas estábamos, a veces con avances parciales, a veces con cierta fatiga de Sísifo tras arrastrar una y otra vez piedras muy similares que modificaban la imagen de la montaña a un ritmo mucho más lento del esperado, cuando la alarma sanitaria nos obligó a un cambio drástico en tiempo, forma y substancia. 

Nos vimos así inmersos en una situación no exenta de dificultades que A. J. Juliani ha denominado “aprendizaje remoto de emergencia” y que estamos teniendo que compatibilizar con la extensión igualmente acelerada y aún menos prevista del trabajo en modalidad no presencial en la mayor parte de las unidades administrativas. 

Esta circunstancia nos llevó a plantearnos la necesidad de acompañar a los gestores de formación, a los equipos docentes y a los participantes en nuestras actividades en el proceso de adaptación a este nuevo contexto. Si el confinamiento está suponiendo un desafío para quienes se dedican profesionalmente a la enseñanza, el reto es aún mayor para quienes cuentan con unas competencias digitales básicas y para la mayor parte de los colaboradores externos que conforman el profesorado no permanente del INAP, que son empleados públicos que conocen en profundidad su ámbito de actuación pero que únicamente se dedican a la docencia de manera puntual. 

Fruto de la confluencia entre esos procesos de más largo recorrido a los que aludía en los primeros párrafos y de las necesidades acuciantes a las que tenemos que dar una respuesta casi inmediata, surge el proyecto #DirectoINAP, que abrimos hoy en el Canal de INAP en YouTube como una ventana de oportunidad para contribuir a una transformación enriquecedora del aprendizaje en las Administraciones públicas. 

Se trata de una iniciativa enmarcada en el programa de innovación docente del INAP, a través de la cual estamos invitando a profesionales de diferentes trayectorias y procedencias a formar parte de procesos de aprendizaje horizontal en comunidad sobre metodologías activas, con el objetivo de mejorar las competencias de los equipos que se dedican al diseño instruccional, a la docencia y a la gestión de la formación en las Administraciones públicas y en otras organizaciones interesadas. 

Las primeras sesiones girarán en torno a la enseñanza y el aprendizaje en línea, puesto que esa es ahora mismo la necesidad más acuciante. No obstante, nuestra intención es ir ampliando las temáticas en función de los propios intereses de los participantes, y consolidar #DirectoINAP como un espacio de encuentro y colaboración que nos ayude a seguir construyendo conectados. 

Se trata, en definitiva, de hacer de la necesidad virtud y de asir el mechón de la ocasión con la vista puesta en el mañana, ya que, como nos recuerda el Centre d’Estudis Jurídics i Formació Especialitzada (CEJFE) de la Generalitat de Cataluña, “la conectividad es el sustrato de la inteligencia humana, tanto de la personal como de la colectiva. Fomentar, facilitar y contribuir de manera activa y dedicada al establecimiento de interacciones y relaciones de intercambio determina, de manera decisiva, la capacidad de la persona, de los equipos, de la organización o de la comunidad para hacer frente a las dificultades del entorno y a los retos de futuro que se plantea”.

José Manuel Argilés Marín
Subdirector de Aprendizaje del INAP

Entradas populares de este blog

Fundamentos del Gobierno Abierto, una nueva experiencia de aprendizaje en línea

Con este post lanzamos la convocatoria de la experiencia de aprendizaje dinamizada Fundamentos del Gobierno abierto, #INAPGobiernoAbierto ,  es una actividad en línea que arrancará el próximo 22 de noviembre , en la que esperamos que 1.500 empleados y empleadas públicas aprendan, compartan experiencias y colaboren en la generación de iniciativas en ámbitos como la participación, la transparencia, la integridad, la rendición de cuentas. El gobierno abierto es, sin duda, uno de los ámbitos que más está transformando la administración pública en los últimos años, y está llamado a seguir redefiniendo las relaciones entre la ciudadanía y las instituciones, tal y como mandata el IV Plan Nacional de Gobierno Abierto. Para este propósito, la formación de los trabajadores y trabajadoras del sector público es clave.  Las experiencias de aprendizaje dinamizadas , se caracterizan por fomentar aprendizaje horizontal en las que, mentorizados por un equipo de dinamización que motiva, guía, apoya y vi

Reto 3.- Manifiesto Comunidad #INAPGobiernoAbierto

Introducción Un total de 711 miembros de la Comunidad #INAPGobiernoAbierto han colaborado en la redacción de este Manifiesto, elaborado con la ayuda de una plataforma informática que permitía la generación de una lluvia de ideas, incluyendo reacciones, comentarios y votaciones a las mismas. La actividad del curso consistía en la aportación de una idea original y la votación y comentario de otras tres emitidas por otros miembros de la comunidad. La dimensión de esta experiencia colaborativa ha sido tan enorme que la plataforma informática se colapsó al final del plazo establecido para la entrega de las aportaciones al manifiesto ante el importantísimo volumen de aportaciones recibidas. A pesar de las dificultades técnicas, se ha conseguido elaborar un manifiesto que incluye orientaciones para el desarrollo de un modelo institucional de Gobierno Abierto , las cuales deben ser adaptadas a las distintas realidades multinivel de las administraciones: estatal, autonómicas o locales, aten

Avanzamos en la semana 1 de #AprendeDiversidad

El lunes comenzaba «Fundamentos sobre la igualdad de trato y la no discriminación» y la comunidad que integra esta experiencia de aprendizaje ha comenzado el trabajo con mucha ilusión y a buen ritmo.  Tal vez os interese saber quién está participando en esta actividad formativa masiva y en línea, es decir, quién integra esa comunidad de aprendizaje. Aquí tenéis algunos datos: De las más de 2600 solicitudes, han sido seleccionadas 1500 personas (el máximo establecido en la convocatoria). De ellas, 967 son mujeres (65 %) y 533 hombres (35 %). En cuanto a la procedencia, 1141 personas pertenecen a la Administración General del Estado (76 %), 138 a administraciones autonómicas (9,2 %) y 171 a entidades locales (11,4 %); el resto de participantes proceden de la Administración de justicia, universidades y otras instituciones. La experiencia tiene una duración aproximada de cuatro semanas (del 14 de febrero hasta el 14 de marzo), y los contenidos y retos están organizados en cuatro módulos